Esfera Organizacional Confluye Gestionamos la transformación cultural y el futuro emergente desde el trabajo colaborativo
Confluye

En el ámbito organizacional nos comprometemos con el fortalecimiento del Capital Conversacional, entendiendo la Conversación, como el principio, el medio y el fin que integra el movimiento cultural necesario para que una organización pueda alcanzar sus metas y su propósito superior. 

 

Facilitamos el entendimiento humano, gestionamos la transformación cultural y el futuro emergente desde el trabajo colaborativo, co-creamos e innovamos para posibilitar relaciones armónicas y efectivas, así como el liderazgo con sentido y las redes colaborativas en bienestar. 

 

Este abordaje facilita, a su vez, la capacidad de adaptación, flexibilidad, fluidez, sentido de unidad, autogestión  y valentía que requieren las personas y organizaciones ante el futuro emergente. 

La cultura organizacional se caracteriza
por su movimiento continuo y permanente.

Desde ahí, sentimos necesario soltar la cultura meta, y comprometernos con la invitación a permitir la expresión de la diversidad en un Frente de Onda con sentido de unidad y de colaboración, en el que las personas se hacen responsables de las consecuencias sistémicas asociadas a su forma de moverse. 

 

 

Estamos convencidos de que solo desde la esencia y la autenticidad de las personas, es posible co-crear y contribuir de manera potente y contundente en la conexión de la misión de vida individual y organizacional. Esto implica un compromiso con el auto-mirarse y con la autogestión, mediante la conversación.

¿A quiénes hemos acompañado?

Desafíos organizacionales en los que Confluye puede acompañar y que tienen que ver con el Capital Conversacional

VER DESAFÍOS ORGANIZACIONALES

El Capital Conversacional:

En el Capital Conversacional se encuentra toda la apuesta y el compromiso de Confluye. Trabaja en todas las dimensiones que permite el fortalecimiento de la conversación en un nicho sistémico específico, expresado en sus dimensiones

confluyeGraficas2

El trabajo sobre el Capital Conversacional surge desde un espacio de Autoconciencia, de “Darnos cuenta” de nuestra propia manera de estar y de conversar (primero con nosotros mismos y luego con los demás actores de interés y de sentido) y se va ampliando a medida que, mediante la reflexión en la acción nos “Hacemos cargo” de las consecuencias de nuestro movernos y de nuestra manera de conversar (primero con nosotros mismos y luego con los demás actores de interés y de sentido –otra vez!-).

 

Vale la pena resaltar que en el centro está el Lugar Interior, como el eje fundamental que incide en la manera cómo me dispongo para el trabajo y para las conversaciones que se tienen que dar. Y desde ahí, articulados a ese Lugar Interior, aparecen las demás variables.

Para que la persona entonces le encuentre sentido a los propósitos que le proponen las organizaciones es necesario que pueda seguir una ruta reflexiva en que se crucen los temas de lo humano y del proyecto específico, de manera que pueda fluir desde el conocimiento, hacia la comprensión y la actuación. Esto es que la persona pueda ampliar su mirada y con ello, potencializar su contribución al proyecto colectivo que lo convoca. 

Además, esta ruta reflexiva nutre especialmente las posibilidades de que las personas que la componen puedan trabajar juntas y en red, superando los individualismos y las desconexiones.

ELEMENTOS NECESARIOS PARA LA SOSTENIBILIDAD DE LAS REDES COLABORATIVAS